La Punta del Iceberg VII

Home / Comunicados / La Punta del Iceberg VII

“En esta petición de recogida de firmas en Change.org se afirmaba que desconozco los contenidos de las asignaturas y que no cumplo con sus programas, y se me amenazaba con entregar las firmas al Rector”

Este es el segundo comunicado que dedicamos en la Punta del Iceberg a denuncias de acoso en el Departamento de Filología Alemana de nuestra Universidad. Desde esta sección sindical exigimos que se tomen las medidas oportunas urgentemente para cortar radicalmente las prácticas abusivas en este departamento. El SEPRUS hace tiempo que tiene conocimiento de algunos de estos comportamientos intolerables en cualquier centro de trabajo. Le damos la palabra a la persona denunciante que, como en otras ocasiones, quiere mantener el anonimato, por ahora, por miedo a posibles represalias:

“Desde hace años se vienen empleando ciertas maniobras que considero tendentes a la pura manipulación. No le hubiera dado importancia si se hubiera tratado de un hecho aislado, pero se trata de comportamientos de acoso que se han repetido a lo largo del tiempo en correos corporativos, Internet y actuaciones verbales:

-Se menosprecia mi producción científica.

-Se hacen observaciones sobre que soy una persona con problemas mentales, desequilibrada…

-Se desprestigian mis conocimientos, aduciendo públicamente que no doy bien mis clases, que incumplo programas de asignaturas y que desconozco la materia.

-Me acusan injustamente de dar un trato de favor a unos alumnos/as y a otros/as no. Igualmente de tratar al alumnado con desprecio.

-Se ha efectuado una petición por Change.org en la que se me acusa de plagio de Wikipedia durante mis clases, exigiendo mi dimisión.

-Se tergiversan las actas de los consejos de departamento y se realizan “votaciones secretas” que sirven de escudo para rechazar propuestas, congresos o promover plazas. Yo me vi sometida a una de estas actuaciones cuando quise proponer la celebración de un congreso internacional. Así mismo es muy dudoso el reparto de subvenciones del Departamento cuando se procede a “dotar económicamente” a los investigadores.

-Además, la dirección del Departamento comete lo que denominan “errores” al enviar el POD: en el archivo que envió para elegir asignaturas se me habían ocultado todas las de lengua instrumental, favoreciendo a la lectora y a otra profesora por detrás de mí en el orden de prelación. Otro compañero afectado y yo pudimos comprobar cómo los horarios les resultarían más cómodos de ese modo.

-Aunque lo más sorprendente fueron las calumnias vertidas y promovidas por M.B. sobre mí en Change.org, un hecho que denuncié ante la Policía Nacional (Atestado nº 2546/17) recientemente. Los detalles de las informaciones vertidas en internet a través de su texto pidiendo mi dimisión como docente por incapacidad para dirigir Trabajos de Fin de Grado o plagiar directamente de Wikipedia durante mis clases son inadmisibles. En esta petición de recogida de firmas en Change.org se afirmaba que desconozco los contenidos de las asignaturas y que no cumplo con sus programas, y se me amenazaba con entregar las firmas al Rector.

A estos actos de acoso se suman algunos becarios y profesores interinos, creyendo que así serán favorecidos. Este tipo de conductas no deben quedar impunes, pues conforme pasa el tiempo el acoso se intensifica, alternándose con períodos de calma en los que no se produce agresión para que la persona se relaje intentando hacerse creer que hayan sido imaginaciones suyas. El agresor, de este modo, ve cumplida sus pretensiones e incluso se hace de nuevos aliados. Piensa además que la persona se autocuestionará, se sentirá culpable, y el nerviosismo le hará cometer errores.

Todo ello ha derivado en problemas emocionales en mi entorno familiar, han causado una grave ansiedad en mi vida cotidiana, insomnio y mucho estrés, así como un cambio en todas las conductas relacionales que han afectado de pleno en mi relación con mis hijos o esposo, y en definitiva, a mis relaciones personales. No solo recibo agresiones verbales, como gritos e insultos, contestaciones de mala manera y mal tono de voz. Además, sufro los rumores, calumnias y mentiras que sobre mí se vierten. Efectivamente, me siento humillada, aislada e ignorada, como si no existiera, en un ambiente muy desagradable.

Contra el Acoso: Transparencia, Apoyo Total a las Víctimas, y Tolerancia Cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *